miércoles, 30 de enero de 2019

Sixto



Apareces como entonces
con tu calva de viejo bruñida de luz
casi jóvenes las piernas y la sonrisa ágil 
soy como era al seguirte por el monte
de la tropa ansiosa y saltarina
que además acuclillada recolectaba aquel verano
semillas de eucalipto para dar olor al invierno.
He olvidado las fábulas que contabas 
fauno de hojas lanceoladas 
andando y desandando por atajos de espesura
hasta avisar el distante mar desde el altozano.
No he olvidado que tras de ti éramos todos

tú también, felices y niños.